Centenario de la Primer Guerra Mundial y un homenaje a los voluntarios ítalo sudamericanos

A cien años del primer conflicto, el profesor e investigador italiano, Emilio Franzina, narra en su primer novela, “La Storia (quasi vera) del Milite Ignoto”1, las razones y sucesos de la participación en la guerra de los ítalo descendientes que se alistaron desde Brasil y Argentina.
Por Mirena J. Krichman

En los últimos meses, en Estados Unidos y en toda Europa se vienen realizando diversas actividades para conmemorar los casi 10 millones de muertos de la gran guerra: 300 mil pertenecieron a las filas de voluntarios italianos originarios de todos los países donde habían emigrado sus familias. En especial, desde Estados Unidos fueron más de 100 mil los ítalo descendientes que en 1915 decidieron dejar su tierra para unirse a las tropas, mientras que en el Río de la Plata partieron 42 mil (desde Argentina y Uruguay) y entre 10 y 12 mil fueron los repatriados desde Brasil . Aquellos voluntarios acudieron a las armas por los motivos más diversos, pero ante todo, convencidos de hacer lo que sentían como un deber patriótico.
El libro de Emilio Franzina publicado por el editor Donzelli y presentado en Buenos Aires en el Congreso de la Asociación de Docentes e Investigadores de Lengua y Literatura Italianas (ADILLI) en octubre pasado, nos brinda una ocasión para repensar estos hechos en su conjunto.

“La Storia (quasi vera) del Milite Ignoto” es una novela histórica o, más bien, la “autobiografía de otro”, como podría haberla definido el escritor Antonio Tabucchi.
Franzina es profesor ordinario de Historia Contemporánea en las universidades de Verona y Padua desde hace cuarenta años y es también un reconocido investigador de la historia de la emigración italiana, tema por el que ha sido invitado a participar en numerosos congresos en Europa y América, en Brasil y en Argentina. Es uno de los pioneros en estudiar los fenómenos migratorios desde la península al resto del mundo, en especial hacia Sudamérica, demostrando particular interés en los documentos históricos considerados menores como los intercambios epistolares. En el último tiempo su preocupación se ha basado en la transmisión de la historia y en cómo transformar el elemento académico en un objeto de acceso para el público general.
El libro en cuestión, es fruto de esta búsqueda y condensa su variada y sólida trayectoria profesional. Se trata de un texto que mantiene el suspenso y está a mitad de camino entre la reconstrucción histórica documentada y el relato de ficción, donde el protagonista narra en primera persona, desde la tumba del monumento al Soldado Desconocido emplazado en Roma, las peripecias que llevaron sus restos hasta allí. El joven es hijo de italianos emigrados a San Pablo, Brasil, a fines del 1800, nacido en Cravinhos en 1892 y muerto en circunstancias inesperadas en el frente italiano en octubre de 1918. Franzina nos diseña un pequeño y sugestivo cuadro de lo que habrá significado el contacto con la guerra para un hijo de expatriados de hace un siglo y traza un interesante perfil de la San Pablo de inmigración italiana de principios del 1900. Uno de los recursos que utiliza para este fin es la introducción en el relato de un intercambio epistolar entre el joven militar y su familia residente en Brasil, pero lo interesante es que las cartas no son una invención sino que pertenecieron a un reservista paulista llamado Americo Orlando y fallecido en Bainsizza, Italia en 1917.
No contento con esto y jugando con la lealtad del protagonista hacia sus dos patrias, la concreta: Brasil y la cultural: Italia, nos sumerge dentro de una gran cantidad de importantes sucesos históricos que van más allá de la simple vida de soldado. Estos hechos se relacionan intrínsecamente, a entender del autor, con quien se transformará en el héroe símbolo de “la Grande Guerra” en Italia, es decir, el soldado desconocido.
“Quien así lo desee, podrá realizar conjeturas hasta el infinito sobre lo que podré evocar, pero francamente, dudo que exista alguien, aunque fuera un historiador de oficio, de esos cabeza dura y obstinados, que sea capaz de orientarse con absoluta precisión en una maraña más enredada que un viejo nido de alambre de púas”, desafía en el prólogo el protagonista desconocido del que pronto conoceremos su vida en detalle, pero el autor sabe de antemano que él mismo ya ha vencido el desafío.
Nota: La Historia (casi verdadera) del Soldado Desconocido. La obra está disponible en italiano y próximamente también en portugués. Esperamos por una pronta traducción al español.-

 

images

Emilio Franzina

Emilio Franzina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *